MejorTorrent : variados extend
Inicio   -   Ayuda   -   Contacto   -   últimos Torrents

Torrents
Documentales842
Películas11256
Películas HD2068
Series1961
  Episodios22513
Series HD244
  Episodios2743
Juegos2689
  PC1736
Variados1521
  Deportes36
  Programas592
  Videoclips102
  Otros722
Música MP3 3525
Total Torrents57258

Información
Esta web no contiene ningún tipo de fichero almacenado.

Todos los archivos se comparten mediante el BitTorrent, un programa P2P de intercambio entre usuarios.



Descarga la última versión de uTorrent y baja a la máxima velocidad:
José María Gironella
Total Descargas:  4.676 En Mayo:  1.558

Fecha:  2012-10-03



Torrent:      Descargar         Tamaño:  13,0 MB
Descripción:

Decir sobre la obra de este controvertido y ahora olvidado autor que su obra me resultó de muy grata lectura allá por mis años jóvenes. No vi entonces enfoque politicos a la misma (me interesaban mas otras cosas) y me parecieron unas estupendas novelas, muy faciles de leer y entretenidas que narraban los tiempos dificiles inmediatamente anteriores a nuestra Guerra Civil. Habrá otras opiniones muy respetables sobre él, pero esta es la mia. Creo se merece Gironella un pequeño homenaje poniendo parte de sus libros aqui.

Nació en Darnius, Girona, el 31 de diciembre de 1917 y murió en Arenys de Mar el 3 de enero de 2003. De familia humilde, estudió en un seminario entre los 10 y los 12 años, y desempeñó luego distintos oficios (dependiente en una droguería, obrero en una fábrica de licores, empleado en un banco). Niño aún, comenzó a trabajar como aprendiz en una droguería y psteriormente como botones en el Banco Arnús. Del trato con las sirvientas pasó al trato con rentistas y terratenientes de la comarca. La lectura de la Historia de Cristo, de Giovanni Papini, supuso en Gironella la mayéutica Socrática que le descubrió nociones que en él estaban latentes. Al comienzo de la guerra civil huyó del territorio republicano a Francia, para luego pasar a San Sebastián. Pensó entonces que cuando terminara la contienda alguien debería escribir por qué se produjo, en qué había consistido y cuales serían sus consecuencias. Pensó después por qué ese alguien no podía ser él mismo, puesto que había escrito desde el frente, con mucho éxito, un artículo en el semanario «Domingo».
En 1946 contrajo matrimonio con Magdalena Castañer, y publicó su primer libro de poemas, Ha llegado el invierno y tú no estás aquí. La que iba a ser su mujer «el único amigo íntimo de mi vida», diría, estaba empleada en la central Telefónica de Gerona y había pedido voluntariamente hacer turno de noche porque entonces había poco trabajo, lo que le permitía leer sin descanso. Gironella, con dinero prestado, montó una librería de lance. Se casaron dos años después. Hicieron el viaje de novios a Cadaqués porque sus recursos no daban para más. Allí fue donde ocurrió lo inverosímil. No había podido hacerle ningún regalo a su mujer. Sólo la novela «Nada», de Carmen Laforet (Premio Nadal de 1944). Una mañana en la playa, le dijo: «Voy a regalarte el premio Nadal». Su esposa le respondió que si se lo proponía en serio, lo conseguiría. Consistía en regresar esa misma noche a Gerona e iniciar la tarea. El título fue «Un hombre», porque eso era lo que Gironella deseaba ser. El 6 de enero llegó el telegrama de Vázquez Zamora en el que le comunicaba que le había sido otorgado el premio. Advirtió entonces que le faltaba formación intelectual, experiencia, madurez humana. Cerró la librería de lance e impulsado por Magda se fueron a París. Allí aprendería lo que le hacía falta. Y allí podría escribir la primera parte de su trilogía sobre la guerra. Gironella llegó hasta los mil folios del original al que ya había puesto el título de «Los cipreses creen en Dios», del que llegó a vender, sin contar las traducciones, más de seis millones de ejemplares. Gabriel Marcel, filósofo eminente y asesor de la Colección Extranjera de la Editorial Plon hizo un informe favorable y a la firma del contrato, por los derechos de todo el mundo, excepto España, el matrimonio Gironella se trasladó a Florencia donde José María deseaba saludar a Papini para decirle que le consideraba su maestro. Cuando escribía el segundo tomo de la trilogía (luego tetralogia), «Un millón de muertos», empezaba a superar una grave crisis de salud. Después de la tetralogía escribió otras novelas y muchos libros de sus viajes por el mundo.
Su última novela, «El Apocalipsis» -seiscientas páginas- la terminó de escribir a los 83 años, después de haber superado una hemiplejia. Residió en París y Helsinki, entre otras ciudades y falleció por una embolia cerebral tres días después de su 85 cumpleaños.
Su principal obra es la tetralogía sobre la guerra civil, formada por Los Cipreses creen en Dios (1953), Un millón de muertos (1961), Ha estallado la paz (1966) y Los hombres lloran solos (1986), que obtuvieron un éxito notable. El primero de ellos, de claro signo autobiográfico, narra la vida en Girona durante los años inmediatamente anteriores a la Guerra Civil, con lo que tiene un importante y sólido carácter histórico; Gironella a través de unos personajes formidablemente trazados, va definiendo perfectamente cada sector de la sociedad de la época, una sociedad dividida, enfrentada irremediablemente. Así van apareciendo el militar que conspira, los miembros de la Lliga catalana, un partido que aglomeraba a la burguesía catalana, perfectamente descrita por Gironella con sus pros y sus contras, la familia protagonista, los Alvear, formada por un matrimonio y tres hijos, claros representantes de la gente de orden de la época, con hijos en el seminario y apuros a final de mes, el miembro del partido comunista, Cosme Vila, un oficinista oscuro y retorcido, el líder anarquista, ... todo ello relatado bajo el prisma de Ignacio, el protagonista del libro y que todo hace indicar que es el propio José María Gironella.
José María Gironella fue uno de los escritores españoles más leídos después de la guerra civil. A pesar de su enfoque simplificador, estas obras tienen interés por su vocación testimonial y la capacidad del autor para entrelazar lo novelesco y lo histórico, seleccionando hábilmente tipos,rasgos y situaciones pintorescas. En tiempos en que se habla mucho de la memoria histórica, parece que no está de más desempolvar libros como estos, en los que al autor, nos muestra una visión imparcial, aunque es la suya; Gironella no toma partido, sino que se limita a contar hechos, a describir ambientes a dar vida a sus personajes, cada uno con sus claroscuros, sin que todo sea blanco o negro, con todos los matices necesarios, buscando en cada uno las razones que le mueven a actuar de una manera u otra.

Contenido del torrent:

Carta a mi padre muerto
Ha estallado la paz
Jerusalen de los Evangelios
Los cipreses creen en Dios
Los hombres lloran solos
Un millon de muertos



Volver al índice de Variados







Datos legales


10:11:19
computer